Yogur de kefir

kefir_opt

El kefir es uno de esos superalimentos que pueden ayudarnos a conseguir beneficios insospechados con su consumo habitual.

La forma  de consumirlo es como un lácteo ya sea leche o yogur, pero se puede hacer de agua con azúcar y también de te con azúcar y es que sus bacterias y levaduras se alimentan del azúcar que digieren y fermentan.

La bacteria del kefir es la misma que la de la leche  Lactobacillus acidophilus pero además tiene la levadura (hongo) del kefir Saccharomyces kefir convirtiéndola en una bebida/alimento realmente probiótica, como esas bebidas supuestamente probióticas y que nos venden azucaradas y a precio de oro. El kefir sale realmente barato puesto que solo consume leche.

Ingredientes y utensilios:

yogur kefir

Kefir

Leche fresca
Los utensilios con los que el hongo va a estar en contacto es muy recomendable que no sean metálicos, así que intenta usar plástico o madera.
  • Colador de plástico
  • Lengua de silicona o paleta de madera
  • Botes de cristal
Como se hace:Paso 1: Primero ponemos los hongos en leche, en un tarro de cristal que taparemos con un paño para que no le de la luz, si tapamos el tarro el resultado es un kefir mucho más ácido y alcohólico (por la fermentación de la lactosa), prefiero hacerlo sin tapar porque he notado que es mucho más suave.

Paso 2: Una vez la leche del kefir ha fermentado (24h aproximadamente dependiendo de la cantidad de hongos) debemos colar el resultado, removiendo con movimientos suaves para no dañar los hongos.

Paso 3: Separamos el kefir y volvemos a ponerlo en un tarro de cristal a la que echaremos leche a temperatura ambiente para que vuelva a fermentar.

Paso 4: La leche fermentada se pone en otro tarro de cristal y se tapa, va a seguir fermentando y seguramente espese un poco, así que en el momento en que enfríe podrás tomarlo como un yogur normal.

Para quien es recomendable tomar kefir:

– Especialmente para personas que tengan la flora intestinal dañada, ya sea por medicamentos (antibioticos) o procedimientos (quimioterapia)

– Quienes padezcan de estreñimiento pueden tomarlo siempre con poca fermentación, que tendría efecto laxante, si fermenta mucho tiempo el efecto es el contrario y sería astringente y adecuado para quieres sufren diarreas constantes.

– Al aportar bacterias beneficiosas a nuestro intestino, el kefir refuerza nuestro sistema inmunológico mejorando los síntomas de: alérgias, síndrome de colon irritable, gastritis, úlceras… etc.

Extras:

– Si te gusta con más consistencia de yogur en cuanto fermente elimina el cuajo (liquido amarillo) al colarlo.

– Si prefieres tomar leche kefirada es mejor que no lo tengas en la misma leche más de 12 horas.

– El sabor es ácido, cuanto más fermentado más ácido, pero para suavizar el sabor échale canela o cacao. También se puede usar en recetas saladas, puedes hacer salsas para pescado y también como sustituto de la nata o la leche.

– Si tratas bien a tu kefir va a crecer muy rapidamente por lo que tendrás que deshacerte de una parte. Además a mayor cantidad de hongo más rápido fermenta la leche y más cantidad de leche vas a tener que usar.

megustaestarbien

loading...
Comparte esta publicación

Relacionados

Deja un comentario