Semillas de mostaza para mejorar la circulación de la sangre y las dolencias respiratorias

Semillas de mostaza para mejorar la circulación de la sangre y las dolencias respiratoriasLa mostaza es una planta anual herbácea originaria del Mediterráneo que pertenece a la familia de las crucíferas,  igual que el brócoli. Aunque hoy en día las semillas de la mostaza se utilizan principalmente como especia (como el ajo, el azafrán, la nuez moscada, la canela o la cúrcuma) y en especial para elaborar una salsa muy consumida en todo el mundo llamada también mostaza, antiguamente se utilizaban sus semillas para mantener y restablecer la salud debido a sus propiedades medicinales.

En este artículo vamos a conocer cuál es el valor nutricional de la mostaza, tipos de mostaza, las diferentes formas de tomar la mostaza (en salsa, semillas molidas, germinada) y los usos y propiedades medicinales de la mostaza.

Valor nutricional de la mostaza

Las semillas o granos de mostaza están constituidos principalmente por grasas (67%) y el resto de su contenido se divide prácticamente a partes iguales entre carbohidratos y proteína vegetal.

En cuanto a las vitaminas, la mostaza nos aporta vitamina C y también fotalo o B9. Estas semillas poseen minerales como el sodio, fósforo, potasio, calcio, magnesio y selenio.

La salsa de mostaza aporta unas 135 kcalorías por cada 100 gramos.

Tipos de mostaza

Hay más de 40 variedades de mostaza, pero principalmente hay 3 tipos de mostaza que están muy valoradas por su uso en recetas de cocina y por su uso como remedio natural por sus propiedades medicinales. Estos tres tipos de mostaza son:

Mostaza negra, Sinapis nigra: esta mostaza tiene un sabor y aroma más fuerte, intenso y picante.

Mostaza blanca, Sinapis alba: tiene un sabor y aroma más suave y refinado que la anterior y apenas se nota el picante.

Mostaza salvaje, Sinapis arvensis: está en un puesto intermedio entre la mostaza negra y la blanca. No es tan fuerte como la negra pero tiene más sabor que la blanca. También se la llama mostaza gris por el color de sus granos.

Cómo tomar la mostaza

En salsa mostaza: podemos encontrar diferentes tipos de salsa mostaza dependiendo del tipo de semilla o grano que se use y de cómo sea el proceso de elaboración. Los principales ingredientes para elaborar salsa mostaza son las semillas de la variedad que deseemos usar, vinagre, agua y sal. La salsa mostaza puede ser muy diferente dependiendo de factores como lugar geográfico donde se elabore o del tipo de semilla que se use. Podemos destacar la mostaza de Dijon (se elabora dejando el grano de la mostaza entero, es picante y de sabor fuerte), mostaza inglesa (una salsa homogénea, suave) o la mostaza dulce (en Alemania, lleva miel)

Molida: simplemente muele la semilla en un molinillo o similar y añádela a vinagretas, aderezos para guisos, adobos, etc.

Germinada: una excelente forma de aprovechar las bondades de las semillas de mostaza es germinándolas.

Es muy sencilo germinar semillas de mostaza, sólo necesitas un bote de cristal de boca ancha que hayamos limpiado muy bien previamente. Echa 1 cucharadita rasa de semillas de mostaza en el bote, coloca una malla fina sujetada con una goma o algo similar en la boca del bote y por último echa agua en el frasco mientras haces movimientos circulares para que las semillas se impregnen bien. Escurre el agua y vuelve a echar agua en el bote hasta que las semillas estén bien cubiertas. Deja las semillas remojándose en el bote toda la noche o durante 8 horas en una zona oscura y fresca (por ejemplo, un armario de la cocina, una despensa, etc.). Transcurridas 8 horas escurrimos el agua y dejamos el bote boca abajo escurriendo bien todo el agua que pueda tener. Si la temperatura es calurosa y seca, deberemos aclarar las semillas y escurrir el agua entre 3 y 4 veces a lo largo del día. Si la temperatura es más bien baja o hay bastante humedad en el ambiente con aclarar las semillas y escurrir el agua dos veces al día es suficiente.

Dependiendo de las condiciones a las que estén sometidas las semillas, podremos ir viendo los brotes de mostaza en un periodo de una semana aproximadamente. Las semillas de mostaza germinadas las puedes añadir a ensaladas, batidos verdes, etc. pero tómalos siempre en crudo para aprovechar sus propiedades, no los cocines.

Usos y propiedades medicinales de la mostaza

Tradicionalmente era utilizada por los griegos de diferentes maneras para mejorar o mantener su salud, por ejemplo, la utilizaban en forma de cataplasma para tratar dolencias pulmonares, catarros, etc.

Los romanos también utilizaban los granos o semillas de la mostaza para aliviar el dolor de cabeza y para mejorar las digestiones.

Las semillas de mostaza estimulan la circulación de la sangre, tiene efecto vasodilatador y aumentan ligeramente la presión arterial, siendo un remedio natural para casos de tensión arterial baja. En caso de que tengas hipertensión consulta con tu profesional de la salud si es conveniente para ti el consumo de mostaza. El castaño de indias es también un remedio natural muy efectivo para mejorar la circulación sanguínea.

Si masajeamos las piernas y pies cansados con el aceite de mostaza notaremos alivio y mejora.

Gracias a las propiedades antibacterianas y antifúngicas de la mostaza, podemos utilizarla para casos como el acné o para los hongos.

La mostaza tiene acción diurética, ayudando a prevenir o combatir la retención de líquidos.

Planta de mostaza, Brassica

El aporte de antioxidantes de la mostaza (vitamina C y selenio) participa en la prevención de enfermedades degenerativas y combaten los daños de los radicales libres.

Debido a su contenido en potasio, las semillas de mostaza pueden ser un buen remedio natural para facilitar las digestiones.

Mejoran los casos de resfriados, tos, congestión nasal, bronquitis y asma.

El potasio y el magnesio son minerales que también promueven el correcto funcionamiento de nuestros músculos.

La mostaza nos ayuda a mantener la regularidad intestinal y prevenir los casos de estreñimiento debido a los mucílagos que posee esta semilla.

Alivia los dolores musculares aplicando cataplasmas elaboradas con la semilla de la mostaza molida.

La mostaza tiene efecto estimulante en nuestro organismo. Lo podemos usar tanto tomando la semilla molida, germinada o dándonos un baño con semilla molida, es un remedio casero y natural para cuando nos sintamos muy cansados.

Gracias a su acción antiinflamatoria, podemos utilizar las semillas de mostaza machacadas de forma local para aliviar la inflamación muscular o articular.

Para usar la mostaza de forma externa en cataplasma sólo es necesario mezclar la misma cantidad de semillas de mostaza con agua tibia. Pon primero las semillas en un bol y ve machacándolas poco a poco con un mortero mientras vas añadiendo la misma cantidad de agua. Cuando tengas una pasta más o menos homogénea la ponemos en un paño limpio y éste sobre la zona que queramos tratar.

Cuando apliques las semillas de la mostaza de forma externa, hazlo siempre poniendo un paño o una gasa entre la piel y las semillas machacadas para evitar que pueda ocasionar alguna reacción en la piel como quemadura.

loading...
Comparte esta publicación

Relacionados