Jarabe de ajo casero para tos, garganta irritada, asma, congestión, bronquitis y gripe.

El ingrediente estrella de este jarabe casero es el ajo, el bulbo de una planta del que se aprovecha tanto sus propiedades medicinales incluyéndolo en remedios caseros, como en recetas de cocina por sus virtudes culinarias. Los ajos tienen acción antiinflamatoria, antibacteriana, expectorante, contiene antioxidantes, contribuye a mejorar la circulación de la sangre y combate las infecciones.

Para nuestro jarabe casero no sólo vamos a aprovechar las bondades del ajo sino que también vamos a usar miel y vinagre de manzana.

* La miel suaviza la garganta, tiene acción antiinflamatoria, antibacteriana, mejora las dolencias respiratorias, estimula el sistema inmunológico y es antiséptica.

* El vinagre de manzana combate los hongos, también tiene actividad antibacteriana y mejora nuestro sistema inmunológico.

Pero también, más abajo te damos otros ingredientes que puedes añadir para personalizar este jarabe.

Aprende a preparar este sencillo remedio casero de jarabe de ajo para tos, garganta irritada, asma, congestión, bronquitis, resfriados y gripes que te vendrá muy bien tenerlo a mano para el otoño y el invierno y mantener una buena salud de forma natural.

Ingredientes necesarios para hacer el jarabe de ajo:

> 8 dientes de ajo.

> 300 ml de miel cruda.

> 100 ml de vinagre de manzana o de jugo de limón.

> 1 mortero o un rallador.

> 1 cazo u olla.

> 1 cuchara u otro utensilio de madera

> 1 frasco de cristal de boca ancha, cierre hermético, preferentemente de color oscuro y que esté limpio.

Elaboración del jarabe casero de ajo

1. Coloca los ajos pelados en el mortero y machácalos. Si tu mortero no es muy grande tendrás que machacar dos o tres ajos cada vez. Otra opción es rallar los ajos con un rallador.

2. Vierte los ajos en el frasco de cristal.

3. Añade la miel.

4. Coloca el bote abierto en un cazo con agua para calentarlo un poco al baño María. Pon el fuego muy bajo porque no queremos que la miel llegue a hervir o a calentarse demasiado. Ve moviendo de vez en cuando el contenido del frasco con una cuchara de palo. Una vez que notes que la miel se empieza a calentar apaga el fuego y sigue moviendo el contenido de vez en cuando para que se mezclen bien los ajos y la miel.

5. Retira con cuidado de no quemarte el frasco que hemos metido en el cazo. Añade poco a poco el vinagre mientras vas moviendo con la cuchara de palo.

6. Cuando la mezcla se ha enfriado completamente cerramos el bote y lo colocamos en un lugar fresco y oscuro protegido de la luz. Si el bote que usas es transparente, puedes cubrirlo con un trapo o toalla de cocina. Lo dejamos así durante una semana. Acuérdate de moverlo un par de veces al día para que todos los ingredientes estén bien mezclados.

Transcurrida una semana podemos empezar a usarlo.

Este jarabe te dura en perfectas condiciones durante 6 meses. Debes conservarlo en un lugar oscuro y fresco.

Prepara este jarabe al comienzo del invierno para tenerlo siempre a mano cuando lo necesites.

 

Cómo tomar el jarabe de ajo casero

Para prevenir gripe, catarro o constipado, etc. podemos tomar una cucharada sopera una vez al día (a primera hora en ayunas o durante el día). Además debemos incorporar más frutas y verduras frescas de temporada en nuestra dieta y reducir o eliminar los productos alimenticios procesados en lo posible.

Si ya tienes dolor de garganta, tos, congestión, gripe, catarro y todas las dolencias indicadas antes, se puede tomar entre dos y cuatro veces a lo largo del día. Tomando una cucharada sopera en cada toma.

Evitar dar a menores de 2 años y siempre que se administre a un niño que sea bajo supervisión médica.

Cada caso es diferente y esta es información general. Para conocer qué es lo mejor en tu caso particular consulta con un profesional de la salud que pueda darte unas pautas indicadas a tus necesidades.

Variaciones del jarabe casero de ajo

Puedes añadir a este jarabe:

> Jengibre rallado: añade una cucharada sopera de jengibre a la receta del jarabe de ajo y además ayudará a aliviar el dolor de cabeza, reducirá la inflamación y el dolor y fortalecerá el funcionamiento del sistema inmunológico.

> Rabanitos rallados: incorpora dos cucharadas de rabanitos rallados y estarás potenciando la acción antimicrobiana, antiinflamatoria, antifebril, expectorante y antioxidante de este jarabe casero.

> Cebolla rallada: este bulbo tiene acción broncodilatadora, expectorante, antiinflamatoria y inmunoestimulante. Añade dos cucharadas de cebolla rallada a la receta del jarabe casero que te he indicado antes.

> Tomillo: añade una cucharada de tomillo seco al jarabe casero para incorporar más propiedades antiviral, antiséptica, antitusiva, demulcente, mucolítica y descongestiva.

loading...
Comparte esta publicación

Relacionados