Cultivos transgénicos, 20 años de fracasos

loading...

Cultivos transgénicos, 20 años de fracasos

Cultivos transgénicos, 20 años de fracasosHace 20 años fue plantado el primer cultivo modificado genéticamente (OMG o trangénicos) en Estados Unidos con increíbles promesas de los beneficios de la nueva tecnología. Greenpeace ha publicado recientemente un informe donde se cuestionan esas promesas.

Tras dos décadas, las promesas de los beneficios de esta tecnología no han parado de crecer, pero los cultivos transgénicos no están cumpliendo ninguna de esas promesas.

Esta tecnología no sólo iba a simplificar los sistemas de alimentación y agricultura y hacerlos más seguros y eficientes, sino que iba a acabar con el hambre en el mundo y se convertiría en la clave de la lucha contra el cambio climático.

A pesar del marketing realizado a favor del cultivo transgénico por grandes y poderosas empresas, los cultivos transgénicos sólo suponen el 3% del terreno agrícola mundial y la población en su gran mayoría los rechaza.

Las  promesas han demostrado ser mitos. Algunos de los beneficios anunciados no se han materializado fuera del laboratorio y otros han fracasado ante las complejidades del mundo real de los ecosistemas agrícolas y las necesidades reales de los agricultores. En realidad, los cultivos transgénicos han reforzado el modelo roto de la agricultura industrial, con sus monocultivos reductores de biodiversidad, su enorme huella de carbono, sus presiones económicas sobre pequeños agricultores, y su fracaso en suministrar alimentos seguros, sanos y nutritivos para aquellos que lo necesitan.

Es hora de cuestionar los mitos promulgados por la industria de los transgénicos, para ocultar los defectos y limitaciones de esta tecnología.

1 – Los cultivos transgénicos  pueden alimentar al mundo.

Realidad: No hay cultivos transgénicos diseñados para ofrecer altos rendimientos. La ingeniería genética no está bien adaptada para resolver los problemas en los que se basa el hambre y la desnutrición, la ingeniería genética refuerza el modelo de agricultura industrial que ha fallado en alimentar al mundo hasta el momento. Conviene recordar que, los problemas de falta de alimento no son causados por la falta de producción, sino más bien por el injusto reparto que se hace de los alimentos y porque más del 40% de la comida que se produce se tira.

2 – Los cultivos transgénicos son la clave en la lucha contra el cambio climático.

Realidad: La ingeniería genética va muy por detrás del cultivo tradicional en el desarrollo de variedades de plantas que pueden ayudar a la agricultura frente al cambio climático. La resistencia al cambio climático depende en gran medida de las prácticas agrícolas que promueven la diversidad y alimentación del suelo, no en el sistema de monocultivo para el que los cultivos transgénicos están diseñados.

3 – Los cultivos transgénicos son seguros para los seres humanos y el medio ambiente.

Realidad: Los programas de vigilancia del medio ambiente y la salud a largo plazo, o bien no existen o son insuficientes. Los investigadores independientes se quejan de que se les niega el acceso al material para la investigación. Puedes ver el documental: Ruleta genética

4 – Los cultivos transgénicos simplifican la producción de los cultivos.

Realidad: Después de algunos años, problemas como las malas hierbas y superplagas emergen por su resistencia a los herbicidas aplicados y los cultivos transgénicos, lo que resulta en la aplicación de plaguicidas adicionales.

5 – Los cultivos transgénicos son económicamente viables para los agricultores.

Realidad: Los precios de las semillas transgénicas están protegidos por patentes y sus precios se han disparado en los últimos 20 años. La aparición de malas hierbas y superplagas resistentes a los herbicidas aumentan los costos de los agricultores, reduciendo de sus beneficios económicos aún más.

6 – Los cultivos transgénicos pueden coexistir con otros sistemas agrícolas.

Realidad: Los cultivos transgénicos contaminan los cultivos no transgénicos. Cerca de 400 incidentes de contaminación transgénica se han registrado en todo el mundo hasta el momento. Mantenerse libre de transgénicos supone unos costes considerables, a veces fuera del alcance de los agricultores. Puedes ver el documental: David contra Monsanto.

7 – La ingeniería genética es la vía más prometedora de innovación en los sistemas alimentarios.

Realidad: Los métodos no-transgénicos avanzados de reproducción de plantas ya están dando los mismos avances prometidos por los cultivos transgénicos, incluyendo la resistencia a enfermedades, inundaciones y tolerancia a la sequía. Los cultivos transgénicos no son sólo un tipo ineficaz de innovación, sino que también restringen la innovación debido a los derechos de propiedad intelectual, propiedad en manos de un puñado de corporaciones multinacionales.

Cultivos transgénicos, 20 años de fracasos

Comparte esta publicación

Relacionados