Cosméticos y la letra pequeña

cosmeticossaludForever young, I wanna be forever young… Todos conocemos esta canción de los 80s, y como dice su letra, queremos parecer siempre jóvenes, guapos y saludables. La industria cosmética lo hace posible poniendo a nuestro alcance una enorme gama de productos de belleza que nos prometen todo tipo de milagros.

Sin embargo, los profesionales de salud nos ponen en alerta sobre los productos de belleza y nos instan atener más cuidado con las fragancias que utilizamos, la máscara de pestañas que utilizamos en los ojos, la crema que ponemos en nuestra piel, o el champú con lo que nos lavamos el pelo. La mayoría de estos productos contienen sustancias químicas que pueden tener un impacto en nuestra salud, como reacciones alérgicas, cáncer o alteraciones hormonales.

La “letra grande” de las etiquetas nos promete una piel más joven, pelo brillante, larguísimas pestañas y una sonrisa irresistible. Pero en muchas ocasiones olvidamos de comprobar la “letra pequeña”, oculta en un pequeño rincón de la parte posterior del envase. Pero incluso si nos fijamos en los pequeños detalles, nos encontramos con un lenguaje desconocido para la mayoría de nosotros: ¿qué son por ejemplo, la 2-benzofenona, el benzoato de bencilo, los isophtalatos, o el lauril sulfato sódico? ¿Son peligrosos?

El Environmental Working Group (EWG) de los EE.UU. ha lanzado una base de datos que nos puede ayudar a identificar si los productos de cosmética y belleza que utilizamos son o no seguros. La base de datos permite la búsqueda por marcas y productos, pero también es posible ver para cada sustancia su grado de toxicidad es una escala de 1 (bajo riesgo) a 10 (muy alto riesgo).

Yo lo he probado y debo decir que me ha resultado muy interesante. Por ejemplo, utilizar cosméticos y perfumes de las marcas más famosas, tales como Chanel o Kenzo, no garantizan que estemos ante productos inocuos. Muy al contrario, pueden contener sustancias químicas que pueden llegar a ser prejudiciales si utilizamos el producto en exceso.

Por ejemplo, el EWG ha clasificado el Chanel n º 5 Eau de Toilette con 7 (riesgo elevado) debido a que contiene compuestos químicos que pueden ocasionar alergias e inmunotoxicidad, alteraciones endocrinas y cambios a nivel bioquímico o celular.

Dale un vistazo a lo que contiene tu crema solar, máscara, gel de ducha, perfume y champú para darte cuenta de todos los químicos a los que estás expuesto en tu cuarto de baño. Compruébalo con base de datos de cosméticos (en inglés) www.ewg.org/skindeep

www.vivosano.org

loading...
Comparte esta publicación

Relacionados

Deja un comentario