Avellanas para cuidar el sistema cardiovascular, combatir la fatiga física y mental y mejorar las defensas.

Avellanas para cuidar el sistema cardiovascular, combatir la fatiga física y mental y mejorar las defensas.Las avellanas son un tipo frutos secos como las almendras, las nueces, los piñones, la nuez de macadamia, los pistachos, los anacardos o marañones, etc. Las avellanas son originarias de Asia y se han convertido en un fruto seco muy consumido y apreciado debido a sus propiedades nutricionales y a su sabor.

En este artículo vamos a conocer el valor nutricional de las avellanas y sus propiedades nutricionales y beneficios para la salud de su consumo.

Valor nutricional de las avellanas

En cuanto a macronutrientes, las avellanas están compuestas por:

  • En un 76% por grasas, principalmente omega 9
  • Proteína vegetal 7%
  • Carbohidratos 7%
  • Además, las avellanas son una buena fuente de fibra.

En cuanto a micronutrientes, estos frutos secos nos aportan vitaminas B9 o folato, E o tocoferol, A, B3 o niacina y C o ácido ascórbico. Entre los minerales que tienen las avellanas podemos destacar el potasio, el fósforo, calcio, magnesio, sodio, selenio, hierro, zinc y yodo.

Las avellanas aportan aproximadamente 655 kcalorías por cada 100 gramos.

Propiedades nutricionales y beneficios del consumo de avellanas

Uno de los aminoácidos (proteína vegetal) que contienen las avellanas, la arginina, contribuye al buen funcionamiento del sistema cardiovascular, del sistema inmunológico e interviene en la formación de tejido.

Cuida de tu piel, cabello y uñas desde dentro incluyendo avellanas en tu dieta habitual.

Las avellanas son beneficiosas para mantener el tono muscular, estabilizar el ritmo cardíaco, prevenir la hipertensión, cuidar los vasos sanguíneos y favorecer la vasodilatación.

Estos frutos secos son excelentes para contribuir a cuidar nuestros dientes y huesos.

Las grasas de las avellanas son cardiosaludables, pero además, junto con la fibra que contienen, las avellanas tienen un efecto saciante.

Nos ayudan a prevenir la anemia ferropénica.

Las avellanas son beneficiosas para mejorar el rendimiento intelectual y favorecer la memoria.

Al ser fuente de B9, son estupendas especialmente durante el embarazo para prevenir daños neuronales en el feto. Además las avellanas aumentan la formación de leche materna.

Las avellanas contribuyen a la formación de glóbulos blancos, la defensa de nuestro organismo ante patógenos.

Los ácidos grasos que contienen son utilizados como fuente de energía y son necesarios para la absorción de vitaminas liposolubles (A, D, E, K), participan en la formación de algunas hormonas y regulan la temperatura corporal.

Las avellanas retrasan el envejecimiento debido a su estupendo aporte en antioxidantes.

Gracias a su contenido en fibra, estos frutos secos reducen los picos de glucosa en sangre y contribuyen a estabilizar los niveles.

Pueden ser muy beneficiosas para reducir el síndrome premenstrual.

Las avellanas son un alimento que combaten la debilidad y cansancio físico y mental y que favorece el funcionamiento de nuestro sistema nervioso central y periférico.

loading...
Comparte esta publicación

Relacionados