5 formas de incorporar más antioxidantes a nuestra dieta

loading...

Tenemos a nuestro alcance formas sencillas de evitar en gran medida la pérdida de los antioxidantes que contienen los alimentos. Los antioxidantes, que pueden ser vitaminas, minerales, flavonoides, enzimas o aminoácidos, son sustancias presentes principalmente en los alimentos de origen vegetal que son capaces de bloquear los efectos dañinos de los radicales libres y el daño causado por la oxidación. Estos radicales libres aumentan debido a las dietas pobres en frutas y verduras, al tabaco, al alcohol, a la contaminación ambiental, etc.

Los antioxidantes son capaces de retrasar el envejecimiento y de reducir el riesgo de padecer muchos tipos de enfermedades como por ejemplo las cardiovasculares o las neuronales. Si comemos sano, estamos sanos.

Vamos a conocer cómo podemos aprovechar los antioxidantes de los alimentos:

1.- Como snack o para picar entre comidas

Los frutos secos, además de ser muy nutritivos y saludables, son muy ricos en antioxidantes. Por ejemplo, las almendras a la vez que nos proveen de buenas cantidades de calcio, también nos aportan vitamina E, igual que las semillas o pipas de girasol. Además las avellanas nos aportan buenas cantidades de vitamina C y de zinc. Las nueces de Brasil también son una excelente fuente de antioxidantes, en este caso por su contenido en selenio. Es recomendable dejarlos en remojo durante al menos 4 horas para hacerlos más digeribles y multiplicar sus propiedades nutricionales.

2.- Añade hierbas aromáticas a tus recetas de cocina

Además de aportar mucho sabor, el utilizar plantas aromáticas y condimentos en los platos que preparamos estamos añadiendo las propiedades antioxidantes que éstas poseen.  Cabe destacar a la cúrcuma por su gran potencial antioxidante, pero podemos usar prácticamente cualquier de ellas en la cocina, como por ejemplo el orégano o el tomillo.

3.- ¡Bébete los antioxidantes!

Una forma sencilla y fácil de incorporar más antioxidantes a nuestra dieta es hacer zumos o jugos con frutas y verduras. Se pueden preparar sólo de frutas o bien añadir alguna verdura de hoja verde (espinaca, lechuga, apio, berza, etc.) para hacerlo más completo. Recuerda que los zumos que se pueden encontrar en tiendas suelen estar pasteurizados y han perdido gran parte de sus antioxidantes, por lo que no son recomendables.

Además beber té verde es una buena forma de añadir antioxidantes a nuestro organismo.

4.- Busca variedad de colores

Los colores de las frutas y verduras son una forma sencilla de conocer los antioxidantes que éstas poseen: anaranjados, rojos, amarillos, verdes, morados… todos poseen propiedades nutricionales y antioxidantes que no debemos dejar de lado. Asegúrate de que durante el día incorporas el máximo posible de todos estos colores.

5.- Consejos en la preparación de alimentos

Es importantes introducir el máximo posible de alimentos ecológicos u orgánicos, pues éstos poseen más antioxidantes que los convencionales. Pero además cuando los preparamos en la cocina:

– Evita pelarlos (pepinos, calabacines, etc. mejor con piel)

– Utiliza fruta y verdura fresca, son más ricos en antioxidantes que las congeladas o las enlatadas.

– Evita cortarlos todo lo que puedas, al hacerlo favorecemos la oxidación

– Muchas de las hortalizas se pueden comer crudas, sin necesidad de cocinarlas. Si las cocinas, hacerlo al vapor es la forma con la que menos antioxidantes se pierden.

– No los dejes en remojo, simplemente ponlos bajo el grifo y cepilla o limpia con la mano.

¡Ah! y si crees que puedes tomar suplementos vitamínicos y olvidarte de alimentarte de forma saludable…. estarías tirando el dinero y perjudicando tu salud.

Comparte esta publicación

Relacionados