11 motivos para comer más alcachofas

Alcachofa, alcaucil.… a esta hortaliza de flor se la puede conocer con diferentes nombres según en la zona en que vivas. En cualquier caso, las propiedades y beneficios de la alcachofa para nuestra salud están más que comprobadas y queremos contarte cuáles son.

El nombre científico de esta hortaliza es Cynara scolymus, pertenece a la familia botánica de las Asteraceae y no está del todo claro cuál es el origen de la alcachofa. Se cree que en España la pudieron introducir los árabes. España es el segundo productor del mundo de alcachofas.

Las alcachofas poseen principios activos y nutrientes muy interesantes que confieren a esta verdura unas propiedades muy beneficiosas para las personas que quieren cuidar de su salud.

Pero primero te muestro cuál es el valor nutricional de la alcachofa para que te hagas una idea de lo nutritiva que es esta hortaliza.

Valor nutricional de la alcachofa

Por cada 100 gramos de alcachofa, 83 gramos son agua, contiene 3 gramos de proteína vegetal, 2 de carbohidratos y su contenido en grasa en prácticamente nulo.

Es importante destacar el gran contenido en fibra dietética total que contienen las alcachofas, que llega a ser de algo más de 9 gramos por cada 100 gramos de la verdura.

Del contenido de vitaminas de la alcachofa podemos destacar (de mayor a menor presencia) la vitamina C o ácido L-Ascórbico, vitamina B3 o niacina, vitamina E o tocoferol, la vitamina B6 o piridoxina, vitamina B1 o tiamina, vitamina B2 o riboflavina, vitamina B9 o ácido fólico y vitamina A o caroteno.

Las alcachofas son fuente de minerales como el potasio, fósforo, calcio, magnesio, sodio, hierro, yodo, zinc y selenio.

¿Cuántas calorías tiene la alcachofa? Las alcachofas aportan tan sólo 23 kcal por cada 100 gramos.

 

Alcachofa, 11 beneficios de comer esta verdura

1.- La alcachofa como antioxidante.

Debido a su contenido en nutrientes con acción antioxidante (como la vitaminas C, A y E), esta verdura contribuye a que los tejidos de nuestro organismo se mantengan en buenas condiciones y puedan llevar a cabo sus funciones.

Pero además los antioxidantes combaten los daños de los radicales libres, retrasando o previniendo la aparición de enfermedades degenerativas y cardiovasculares.

2.- Alcachofas y cáncer.

Las alcachofas tienen apigenina y luteolina, unos flavonoides con acción antioxidante que también contiene el apio. Estos flavonoides han demostrado tener acción inhibitoria del desarrollo de células cancerígenas del páncreas según estudios in vitro que se han llevado a cabo en la Universidad de Illinois, EEUU.

Además el Instituto Catalán de Oncología ha realizado estudios sobre la acción beneficiosa que tiene un componente de la alcachofa en los pacientes con cáncer de pulmón.

3.- Alcachofa para adelgazar.

Uno de los complementos alimenticios más vendidos es el de alcachofa. Se ha escrito y hablado mucho sobre este tipo de productos para adelgazar e incluso están asociados a dietas milagro, ¿Quién no conoce la dieta de la alcachofa?.

Lo cierto es que, al igual que la gran mayoría de las verduras, la alcachofa tiene un valor calórico muy bajo, tiene un buen contenido en fibra y es rica en agua, por lo tanto, al igual que otras verduras, va a ser nuestra aliada en dietas de adelgazamiento. Pero no vamos a adelgazar, y menos de una forma saludable, porque únicamente comamos alcachofas o tomemos un suplemento de alcachofa, porque los suplementos de esta hortaliza han demostrado que no funcionan.

La alcachofa es una hortaliza muy beneficiosa para la salud que, dentro de una dieta saludable y bien planificada te va a ayudar a perder peso. Pero no vas a adelgazar por tomar complementos de alcachofa.

Si deseas perder peso sin dañar tu salud ponte en manos de un dietista-nutricionista que pueda pautarte unas recomendaciones dietéticas acordes a tus necesidades.

4.- Alcachofa como prebiótico.

La acción prebiótica de las alcachofas es debida principalmente a la inulina, que sirve de alimento a las bacterias beneficiosas que tenemos en nuestro intestino. Los prebióticos son un tipo de hidrato de carbono que tienen algunos alimentos y son muy importantes para mantener nuestra flora bacteriana. El plátano, el ajo, los puerros o ajoporros y los espárragos también son prebióticos.

Mantener una buena microbiota o flora bacteriana es sinónimo de buena salud, ya que, influye en multitud de cuestiones: desde tener un buen sistema inmunológico, mejorar la absorción de nutrientes como vitaminas y minerales hasta reducir el riesgo de padecer cáncer de colon y poder ayudar a prevenir obesidad.

5.- Alcachofa como diurético

Las alcachofas son una verdura rica en agua y en potasio, dos factores importantes que favorecen la diuresis. Pero además contienen un compuesto que estimula la producción de orina de los riñones, la cinarina. Al aumentar o estimular la producción de orina estamos favoreciendo la depuración de la sangre y la eliminación de toxinas de nuestro organismo.

Mejorar la diuresis puede ser beneficioso especialmente en los casos de retención de líquidos, cálculos o piedras en los riñones y las vías urinarias, hipertensión arterial, oliguria y gota o ácido úrico alto.

6.- Alcachofas para la digestión

Mejora la digestión de las grasas y puede ayudarnos a prevenir trastornos derivados de las malas digestiones como hinchazón abdominal, digestión lenta y pesada, gases, malabsorción de nutrientes, etc.

Este efecto beneficioso para mejorar la digestión se produce tanto en personas sanas como en personas que tengan dificultad para realizar las digestiones correctamente.

7.- Alcachofa y su efecto sobre el hígado

La alcachofa es un alimento que contribuye a mejorar las funciones del hígado. El consumo de alcohol, medicamentos y malos hábitos alimenticios pueden ser la causa de dolencias hepáticas como hígado graso.

Pero las alcachofas pueden contribuir positivamente a la salud de nuestro hígado gracias especialmente a la presencia de una sustancia, se trata de nuevo de la cinarina. Esta verdura favorece la descongestión del hígado fluidificando la bilis que se utilizará para digerir las grasas.

La alcachofa puede ser un alimento especialmente interesante para personas que quieren cuidar de su hígado y mantenerlo sano y para aquellas que padezcan alguna dolencia hepática.

8.- Alcachofa y diabetes

Otro de los beneficios de las alcachofas es que resulta un alimento muy indicado para las personas con diabetes.

El gran contenido en fibra dietética de la alcachofa hace que no tengamos picos de azúcar en sangre porque ésta se va absorbiendo lentamente. De hecho, las alcachofas tienen un leve efecto hipoglucemiante, es decir, que baja el azúcar en sangre. Así se evita que la glucemia suba y baje bruscamente y pueda causar daños a nuestro organismo, incluso si no tenemos diabetes.

9.- Alcachofas y estreñimiento

La alcachofa es una de las verduras con mayor contenido en fibra. Esta fibra es muy importante para prevenir el estreñimiento y que tengamos un buen tránsito intestinal de manera regular.

El estreñimiento es una dificultad que puede producirse de manera puntual o crónica para evacuar las heces. Puede haber varias causas del estreñimiento: hábitos de vida sedentarios, llevar una dieta poco saludable rica en alimentos procesados y pobre en frutas y verduras frescas, hipertiroidismo, no beber la suficiente agua, hemorroides o incluso llevar ropa muy ajustada.

Regular el tránsito intestinal va a ayudar a prevenir enfermedades como el cáncer de colon.

10.- Alcachofa como antiinflamatorio natural

Las alcachofas parece tener un efecto beneficioso en los casos de inflamación crónica que sufren las personas con obesidad, artritis con infección, enfermedades inflamatorias intestinales, etc.

La acción antiinflamatoria de las alcachofas puede ser muy beneficiosa para contribuir a mejorar las dolencias antes mencionadas de una manera natural y esta acción es debida a su contenido en flavonoides.

11.- Alcachofa y colesterol

La alcachofa reduce los niveles de colesterol en sangre y esto es debido a la acción de la fibra que posee esta hortaliza.

Durante la digestión de los alimentos, la fibra “atrapa” estas grasas y son expulsadas junto con las heces en lugar de ser absorbidas.

¿Cómo cocinar la alcachofa?

Se puede preparar de muchas maneras, tienes multitud de recetas de alcachofa muy diferentes, aunque simplemente cocinadas al vapor o hervidas con un chorrito de limón y aceite de oliva virgen extra están buenísimas.

La alcachofa también se puede freír, rebozar e incluso elaborar en conserva.

loading...
Comparte esta publicación

Relacionados